Oceanografía

Oceanografía

 

Felipe Calderón Hinojosa, muy posible implicado.

Felipe Calderón Hinojosa, muy posible implicado.

El caso Oceanografía, va de mal en peor. Resulta inexplicable el impactante fraude cometido con dicha empresa. De pronto, surgió la noticia que un tal Yáñez, supuesto dueño de la referida compañía, efectuó estafas al por mayor, afectando tanto a organismos gubernamentales como a firmas privadas.

 

 

Oceanografía, fue creada bajo la sombra de los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, ambos individuos de extracción panista, entes zascandiles y proclives a la más clara deshonestidad.

Nepotismo panista

Desde un inicio se señaló, Yáñez era sólo prestanombres, los verdaderos defraudadores eran los hijastros de Vicente Fox, cuyo apellido es Bibriesca, quienes no es la primera vez que se encuentran vinculados a graves  actos de iniquidad.
Lozoya.

Lozoya.

En el asunto de Oceanografía, el manejo de importaciones y exportaciones fue subjetivo para la inmoralidad. Por otra parte, se asegura que Felipe Calderón también “está metido en el ajo”,  con sujetos de toda su confianza que le pasaban excelentes y muy jugosos dividendos.
Oceanografía estuvo dedicada a actividades petroleras, y si bien es cierto, se desconoce el monto del daño, lo innegable es que Amado Yáñez Osuna, desde un inicio obtuvo infinidad de beneficios jurídicos; para empezar, se le arraigó en el Puerto de Acapulco, lugar donde recibía sinnúmero de atenciones, incluso de agentes policiacos; simplemente llevaba vida de rey, seguro y confiado de que contaba con poderosos socios quienes no lo dejarían “morir solo”. Después de su arraigo palaciego y mirífico,
Yáñez se sometió a una operación quirúrgica, en un nosocomio donde gozó de todas las comodidades; según se informó en varios medios periodísticos; pese a ser un personaje altamente peligroso, en ningún momento se le quiso incomodar.

Oceanografía estafó a Pemex.

Oceanografía estafó a Pemex.

Colección de fraudes en un mundo nauseabundo

Se habla de un desfalco por miles de millones de pesos; sólo por lo que hace a Banamex, se asegura existen créditos fraudulentos por más de 5 mil trescientos millones de pesos; por supuesto, aún no se sabe con cuánto defraudo a Pemex.
Lo que no hay duda, es que Yáñez se ríe de la justicia, tan es así que se le dejó en libertad con una ridícula fianza de 80 millones de pesos; nótese el grado de corrupción en nuestro país. Una persona que lleva unos cuantos gramos de cocaína o marihuana, y que ligeramente rebasa lo estipulado en la Ley General de Salud, recibe prisión preventiva, sin derecho a salir bajo fianza; en cambio, alguien que se embolsa indebidamente miles de millones de pesos “anda tan campante”.
Amado Yáñez Osuna.

Amado Yáñez Osuna.

Esos son los hechos por los que el pueblo de México desprecia a la justicia, no sólo la considera corrompida, sino realmente impresentable, empero primordialmente a quienes la “aplican”; lo grave es que nos se vislumbra alternativa; para que esto cambie; los Yáñez, los Fox, los Calderón, deben ser objeto de un castigo ejemplar; ya no más impunidad, ni dignatarios  que llenan sus alforjas con el dinero de un pueblo que sufre lo indeseable, al carecer de lo más elemental.
Evidentemente, Yáñez cuenta con socios poderosos, tan ominosos como él, seres innobles que le protegerán para que jamás pise la cárcel.
En resumen, lo de Oceanografía es un caso afrentoso, donde jueces y ministerios públicos son sólo parte de una crápula comparsa, un mundo nauseabundo en el cual prevalecen la infamia e injusticia.
elb@unam.mx

 

 

Latest posts by Eduardo Lopez Betancourt (see all)


Related Articles

Mireles el rostro de la dignidad

  El pasado 27 de junio, el Estado mexicano manifestó su rostro autoritario al arrestar a José Manuel Mireles Valverde

Pensamientos positivos sobre Tiempos Obscuros.

  No hay duda de que en la última década y media, Europa, los EE.UU. e Israel han participado en

MEMORIA HISTÓRICA

  Las “buenas intenciones” que pavimentan el camino al infierno   Anuncian los Cresos mexicanos fabulosas inversiones “en México” Otra vez,