DEFINICIONES

DEFINICIONES

El “Tri” no es México;

a las naciones se les engrandece

                                              con trabajo productivo                                          

 

Como si fuera más que un vil juego.Con motivo del Campeonato Mundial de Fútbol 2014 con sede en Brasil, ha trascendido que  el balompié  globalizado  dejó de ser exclusivamente un deporte  para convertirse en multimillonario negocio. Se calcula en los altos niveles de la FIFA —Federación  Internacional de Fútbol Asociación—,  que  tiene un valor  superior  a los 210 mil millones de dólares al año, incluyendo los jugosos contratos comerciales, franquicias de los jugadores y  todo lo que en su organización  está comercializado.

 

Como si fuera poco,  cada día es más notorio  que el campeonato mundial de fútbol  está ligado el mundo de la política. De allí la reciente declaración de que  a uno de los partidos que ganó el “Piojo” Herrera en Brasil, se le consideró como una victoria “tan importante como la toma de Zacatecas por el Centauro del Norte, Francisco Villa.
Es más,  en los altos círculos de la política de oposición, y en las redes sociales,  existe arraigada la creencia de que  “el calendario de juegos en Brasil y  las sesiones parlamentarias para aprobar las leyes secundarias de las reformas en México, se hicieron coincidir con el ánimo de que  el interés por el fútbol en el país carioca, creara un ambiente de euforia proclive para el visto bueno a dichos cambios, sin protestas callejeras, ante el interés por la actuación del “Tri” en Sudamérica.

                              

Civismo mexicano por el futbol.

Civismo mexicano por el futbol.

        Insólita euforia

Tratándose del Campeonato Mundial en Brasil 2014, la afición mexicana fue inducida a un estado de euforia tal, que registró  “niveles históricos”, o sea, que nunca antes  se había llegado a los extremos que se alcanzaron ahora. Televisa y Televisión Azteca,  sobresalieron en las campañas para despertar el fervor de  los “fans” del balompié globalizado.
Desde luego, es sano y por tanto positivo, que  el interés público se vuelque  sobre  la  actuación de nuestro equipo representativo en una justa mundial; pero de ninguna manera  es saludable  que esa euforia alcance los niveles de “opio del pueblo”,  mientras en nuestro país se requiere del esfuerzo unido de todos los mexicanos para salir adelante  con el trabajo productivo que es lo que puede conducirnos  a la independencia económica  nacional, a la salvaguarda de la soberanía nacional y a lo muy importante también;  como es el reparto equitativo de lo producido en pos de la vida digna a la que todo ser humano tiene legítimo derecho.
A todo en la vida ya sea en lo personal o lo social,  hay que darle su lugar.  Hay que reiterar, el entusiasmo  por “el sueño” de que tal vez hubiese sido posible obtener el campeonato, es muy legítimo.
Excederse en el fervor, no es recomendable. Nuestro país  sufre  una crisis nacional desde hace 44 años y reclama de nuestra actuación consciente  y solidaria para superar las muchas carencias  que nos abaten.

                              

Centenario de la toma de Zacatecas.

Centenario de la toma de Zacatecas.

  Cobrar conciencia de la realidad

Finalmente, el “Tri” cayó ante Holanda —la “Naranja Mecánica”—,  y “México no se acabó”, porque el “Tri” no es México.
Es tiempo de que el fútbol globalizado  deje de llevar a  los aficionados a cometer locuras como aquél que hizo “pipi” en la lámpara votiva de los héroes nacionales de Francia en la capital gala o el joven que acaba de arrojarse  del piso 15 del crucero que conducía, según dicen, 3,400 mexicanos  para presenciar el fútbol  a Río de Janeiro.
No es aconsejable seguir  con muestras exageradas muestras de euforia  como de  abatimiento al compás de los triunfos  del “Tri”. Apoyar a ese conjunto, sí, desde luego, eso  está fuera” de discusión.  Lo que se necesita es la mesura. El deporte es un medio para la preservación de la salud y no se le debe  utilizar como  para el fomento de actitudes  que eleven a estados de euforia y de abatimiento no recomendable.

Piojo héroe.

Piojo héroe.

Necesitamos madurar en civismo

Ahora que las aguas vuelven a niveles de tranquilidad, se presenta la ocasión propicia para recordar que debemos madurar para cumplir mejor con nuestras tareas tanto en lo personal como en lo familiar, lo social y lo nacional.
Lamentablemente, se cumplen ya 44 años de una crisis que empezó en 1970 y a la fecha  sigue incrementándose. Las tareas productivas se han postergado y ello es una de las causas principales, junto con  la inseguridad, de la pobreza que se abate  en nuestra nación.
A las generaciones  del México de hoy, es necesario  dotarlas de ideales potarlas de conocimientos, en base de nuestra Historia Nacional, para que se den cuenta de que  los futbolistas no son los únicos “héroes” dignos de veneración. Hay otros, los verdaderos paladines, que son los que forjaron la nación que nos cobija a todos los mexicanos.
La tarea a realiza es grande, para que, conociendo  a nuestros auténticos héroes,  nuestra juventud se convenza de que México es más, mucho más, que un equipo de fútbol.

Latest posts by Manuel Magaña Contreras (see all)


Related Articles

VOCES DEL DIRECTOR

  Migración: El llamado de la selva     ALIENTA Y ABRUMA  a la vez la vista y la lectura,

Palabras de Don Enrique Montero Ponce, Decano de la Prensa Poblana

Amigas y amigos: Luis Maldonado, político, escritor, intelectual estimado y con quien me liga amistad que va más allá de

(Asombro Sombrío) La móvil quietud de Hugo Ramos

Tras décadas de hallarse dispersos por donde el sino traza sus vericuetos… Hugo Ramos y su amigo confirmaron que la