Luces y sombras sobre la Libertad de Expresión en México

Luces y sombras sobre la Libertad de Expresión en México

 

Opinión Pública, agente de vigilancia y equilibrio frente al Estado totalitario

 

 

Honorables miembros de la Legión de Honor Nacional de México: 

De ser viable aquella aleación perfecta, piedra de toque entre el sistema político ideal y la sociedad equitativa que aún sueñan algunos utopistas, describiríamos el periodismo como una misión evangélica en busca de esa fantástica Arcadia.
Colocar el periodismo -como lo propondría en el siglo XVIII, en Inglaterra, el visionario Edmund Burke -en la categoría de Cuarto Poder, entraña el riesgo de asignarle un fáctico papel beligerante de cara a los tres poderes que, con mayor énfasis en un régimen republicano, son reconocidos en el estatuto constituyente del Estado.
Sin embargo, estudiosos de la obra de Burke estiman que su proposición estuvo presente en la mente de protagonistas de la Revolución francesa. El mejor legado de la Asamblea Nacional Constituyente (VIII/1879), es La declaración de los derechos del hombre y del ciudadano. Artículo X: “Ningún hombre puede ser molestado en razón de sus opiniones…”.
Decantado en un incesante proceso histórico el perfeccionamiento del régimen democrático por el que han optado particularmente las culturas occidentales, el leitmotiv de las comunidades humanas en acción es privilegiar, frente a, con y aun en contra del Estado, las libertades civiles y los derechos políticos.
En su mejor excepción, tenemos al anarquista -pongamos por caso al filósofo humanista  estadunidense, Henry David Thoreau -que postula, frente al Estado omnipresente, la figura del buen salvaje, dueño y señor absoluto de su destino individual. El precursor de la resistencia civil era un radical de veras: “El mejor gobierno es el que gobierna menos”.
Entre los siglos XIX y XX, primó la pugna ideológica universal la iniciativa de una Nueva Sociedad para un Hombre nuevo, como eje del equilibrio entre los poderes político y económico.

El periquillo sarniento 

Mouris Salloum George

Mouris Salloum George

México fue sujeto, en el tránsito entre la Conquista y la Colonia, del régimen de dominación que sometió a las naciones originarias -aun mayoritarias demográficamente- a la discriminación educativa y cultural, no sólo como una espontánea reacción sicológica del conquistador y colono, sino como consecuencia del propio régimen legal decretado por el dominador.
En las postrimerías del siglo XVIII, aún anclada la Nueva España bajo la dictadura de un Escolasticismo medioeval, una tímida concesión del Virreinato permitió un incipiente ejercicio periodístico reservado, sin embargo, a la difusión de ciertos tópicos de la Ciencia de la época.
Hijo de la Nueva España, proyectado al México Independiente, José Joaquín Fernández de Lizardi -para la posteridad El periquillo sarniento, en mérito de una de sus obras, equiparable a la de Don Quijote, de Cervantes-, rompió temerariamente el esquema de dominación cultural.
Por la naturaleza de ese trabajo, entre los títulos de Fernández de Lizardi anteponemos el de periodista, sin restar méritos a los  atributos cualitativos de la anchura de su formación y el impacto de sus textos en la política y la educación, por su calidad literaria, sociológica, historiográfica y lingüística. Un periodista universalista y universal, pues.
Sobre el modelo periodístico precursor de Fernández de Lizardi, no puede hacerse abstracción de que en él abrevaron los intelectuales y militantes del liberalismo mexicano quienes, desde publicaciones institucionalizadas o clandestinas, dieron las grandes batallas periodísticas, pretendiendo estabilizar a la sociedad fluctuante del siglo XIX y prepararla para la defensa de la República.

El Constituyente de 1917 

En esa escuela periodística liberadora, se formaron los patriotas que, aun con prerrogativas restringidas, formaron la conciencia colectiva contra la dictadura porfiriana. No es por accidente que, en pleno movimiento revolucionario constitucionalista, en 1915 se promulgara la Ley de Imprenta, que, así fuera precario, dio un respiro a los oficiantes del periodismo y su derecho a la Libertad de Expresión.
Sólo hasta 1917, el Constituyente de Querétaro elevó a rango constitucional la libre manifestación de las ideas, liberándola de toda inquisición judicial (artículo sexto) y la inviolabilidad de la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. (artículo séptimo.)
Instituido el nuevo régimen revolucionario/constitucional, no fue en automático el respeto a la Libertad de Prensa, como se le denominó genéricamente a esta institución.
Individualmente, o asociados, los depositarios de ese Derecho y  oficiantes del periodismo imaginaron formas de organización y defensa para ejercerlo.

El Club de Periodistas de México 

El esfuerzo más tenaz y perdurable en esa lucha, lo representa el Club de Periodistas de México, A.C., instituido hace más de medio siglo y reconocido por sus pares nacionales y extranjeros como un frente plural en lo social, lo político y lo doctrinario.
Un dato, si se quiere fortuito, pero profundamente simbólico: La sede del Club, legalizada por decreto del presidente Adolfo López Mateos, permanece en las calles de Filomeno Mata 8/Centro Histórico de la Ciudad de México.
Filomeno Mata Rodríguez fue un aguerrido e insobornable  periodista potosino que, en la segunda mitad del siglo XIX, ejerció el oficio en los periódicos de fibra liberal El monitor republicano, La Patria, El Ahuizote y El sufragio libre. Fundador de El Diario del Hogar -su taller estuvo precisamente en la calle que ahora lleva su nombre-, fue combatiente contra la dictadura que lo refundió varias veces en la prisión. Murió en julio de 1911, en Veracruz, desde donde expresaba su adhesión a Francisco I. Madero.

La Reforma Política de 1977-1978   

Tuvieron que pasar más de seis décadas, sin embargo, para que el texto original de la Constitución de 1917 fuera reformado a fin de legalizar y legitimar expresamente el Derecho a la Información garantizado por Estado (artículo sexto constitucional), un paso adelante en el que debe reconocerse la voluntad del presidente José López Portillo y del secretario de Gobernación, don Jesús Reyes Heroles, receptivos a un clamor que era de la sociedad en general.
Como suele ocurrir con mandatos del Constituyente Permanente, contra el nuevo Derecho se presentó una terca resistencia que relegó la Ley reglamentaria, todavía objeto de cuestionamiento, particularmente cuando una nueva reforma constitucional empoderó al ahora desaparecido Instituto Federal Electoral, otorgándole la facultad de prohibir expresamente la contratación de publicidad en medios de comunicación en tiempos de campaña; restricción que, en especial los concesionarios de medios electrónicos, combaten como un atentado a la Libertad de Expresión.

Los nuevos fenómenos culturales   

Ese periodo final del siglo XX mexicano, está marcado por al menos dos fenómenos culturales de colosal trascendencia: a) La incorporación en los programas universitarios de las nuevas Ciencias de la Comunicación, que ha implicado la colegiación de la carrera, y b)   El redimensionamiento del periodismo por la irrupción en su ejercicio de los sistemas televisivos y su prodigiosa extensión en La Red, que abrió nuevas y alucinantes alternativas al través del espectro digital.
Teóricos de la Comunicación de masas sostienen, respecto del segundo punto, que, si es precisa la formación de Opinión Pública, como contrapeso a los poderes políticos constituidos, las redes sociales emergen como la opción más eficaz, habida cuenta que su control y regulación resultan  más complejos.
En la contraparte, se sitúan aquellos que temen al libertinaje de los operadores de esas redes, cuyos excesos, en efecto, subvierten la convivencia social, amen de los abusos en la difusión de contenidos inapropiados para ciertos segmentos de usuarios; particularmente, los de niños y adolescentes.
Ahora mismo, en ocasión de la reforma en materia de Telecomunicaciones, el Congreso de la Unión está siendo forzado a una definición frente al supuesto de que se quiere imponer la censura a contenidos de la Internet; supuesto que se atribuye al presidente de la Comisión senatorial de Comunicaciones, Javier Lozano Alarcón.

La irrupción de los poderes fácticos  

Aleatoriamente a esos progresos sustantivos y cualitativos, consustanciales al perfeccionamiento de la Comunicación Política y la Comunicación Social, contrario sensu ha sentado sus reales en México una amenaza que ha potenciado y enervado las viejas prácticas de opresión y represión: La de los poderes fácticos -entre los que se nomina a cárteles del crimen organizado- que pretenden retrotraer nuestro aún no consolidado régimen de libertades a la Edad del orangután.
El Club de Periodistas de México, entre misionero y realista, se ha consolidado como foro abierto a las inquietudes democráticas del México contemporáneo. Su recinto ha sido y sigue siendo ágora del sentir de importantes segmentos de la sociedad mexicana que en sus aulas analizan los diversos procesos públicos que afectan al ser colectivo desde las perspectivas política, económica, social y cultural y proponen sus soluciones.
Por su iniciativa, el Club de Periodistas de México ha desarrollado su propia agenda de debates, que tiene en su centro de gravedad el fomento, el respeto y la protección de los Derechos Humanos.
De ello sigue, en congruencia, la creación de su brazo asistencial y cultural, la fundación Antonio Sáenz de Miera y Fieytal, Institución de Asistencia Privada, que asiste a segmentos menos favorecidos de la sociedad y en especial a periodistas en retiro.

Surgimiento de Voces del Periodista    

Es en ese marco histórico en que, bajo los auspicios del Club de Periodistas de México, A. C. surge Voces del Periodista, que en el transcurso de casi dos décadas ha desdoblado su modesta edición impresa en una moderna edición técnicamente avanzada, en la emisión radiofónica diaria Voces Radio, ambos proyectos con su reproducción digital, cuyo alcance se amplia en Voces Diario.
Conviene en este momento hacer una pertinente acotación: La batería editorial de Voces la constituyen reporteros, redactores, articulistas, académicos, militantes políticos y sociales, nacionales y extranjeros que forman parte, dicho literalmente, de un voluntariado profesional movido, esencialmente, por su vocación de servicio social, de solidaridad con los desprotegidos, y, fundamentalmente, con los colegas que, desde hace tres décadas, son víctimas de la contumaz hostilidad de los detentadores de los intereses creados, que no paran mientes en segar vidas, violentar la tranquilidad familiar o gremial; ni en la destrucción de instalaciones de producción informativa.
En este sentido, para nuestra fraternidad profesional, no es excluyente la misión periodística del derecho que asiste a la institución empresarial de ver compensada su inversión con el rendimiento legítimo de su capital. El crimen contra la Libertad de Expresión y el Derecho a la Información, no hace ninguna clase de distinción al seleccionar a sus víctimas.
Concebida Voces no necesariamente como una gaceta gremial, la preocupación de sus impulsores y la vocación de sus colaboradores  caracterizaron la publicación, desde su origen, por su participación en el registro, exposición e interpretación de los grandes conflictos nacionales e internacionales.
De la agenda nacional, ha sido Voces inquebrantable deliberante  sobre la necesidad de que la modernización económica glabalizadora se ciña a los principios de libertad, independencia y soberanía de la Nación y, desde el imperativo de justicia social, postula que la gestión del patrimonio y la renta nacionales tenga como destinatarios a quienes producen la riqueza nacional, y no sean sólo beneficio exclusivo de los propietarios de los bienes de producción.
En ese sentido, la propuesta editorial de Voces demanda sistemáticamente que las políticas públicas se orienten prioritariamente a la inversión productiva, por encima de la economía especulativa, que ha dado pie a lo que analistas codifican como Economía criminal.

En la agenda mundial, contra el neocolonialismo 

En la ensombrecida escena internacional, Voces ha sido pugnaz defensora de los pueblos que, atacados por nuevas formas de colonialismo, sufren la depredación y devastación por agentes imperiales que masacran a comunidades no beligerantes, les destruyen fuentes de vida y, con demencial esmero, su acervo cultural.
En este deprimente e indignante capitulo, el Club de Periodistas de México y sus publicaciones impresas y digitales, en la voz de expertos humanistas de estatura universal, han sido tercos en su denuncia de la exacerbación del fanatismo religioso/político, coartada tras la que pretende enmascararse la inmoral y criminal teoría imperialista de la Guerra de Civilizaciones, que ha desencadenado una crisis humanitaria universal, imposible de revertir en los mediano o largo plazos, habida cuenta la apertura de nuevos teatros de terror que se creía superados al decretarse el final de la odiosa Guerra Fría.

Certamen Nacional e Internacional de Periodismo 

Anualmente, el Club de Periodistas de México convoca al Certamen Nacional e Internacional de Periodismo para brindar reconocimiento entre pares, a quienes, en sus espacios de ejercicio, hacen profesión de fe en la fuerza de la razón sobre la razón de la fuerza.
Hoy, ante los honorables miembros de la Legión de Honor Nacional de México, refrendamos ese irrenunciable compromiso, conscientes como estamos, de que sólo una auténtica Opinión Pública, libre de manipulación y bien informada, poseerá de mayores elementos de juicio para acometer las nuevas batallas libertarias que reencaucen a los poderes políticos y económicos, sobre todo los de las sedicentes potencias y de los Estados periféricos, por el sendero democrático que la humanidad reclama y, con toda justicia, se merece.

 

  • Ponencia para el ingreso a la Legión de Honor Nacional de México. (23 de mayo de 2014.)

Latest posts by Mouris Salloum George (see all)



Related Articles

Modelo de negocios y la burrita de Pedro Infante

MOLINO DEL REY   EL PRESUPUESTO DE EGRESOS de la Federación (gasto público), autorizado por la Cámara de Diputados para

Garantizará Chao Ebergengy la transparencia gubernamental

  EL SECRETARIO DE GOBERNACIÓN, Miguel Ángel Osorio Chong puso en manos del experimentado comunicador Andrés Chao Ebergenyi la función

Seguridad marítima y portuaria, imperativo impostergable

Encuentro regional en Washington   ENVUELTO ENTRE LOS VIENTOS HELADOS  de un crudo  invierno que exhalaba su último y nostálgico