Joven sudanesa embarazada, condenada a la horca

Joven sudanesa embarazada, condenada a la horca

Pena de muerte por apostasía en el islam

 

EN UNA MUESTRA más de las bondades islámicas, una recién casada Maryam Yahya Ibrahim, ha sido condenada a muerte por el “pecado” de haberse casado con un cristiano.

Una corte en Sudán, país de mayoría musulmana y regido por la ley islámica (sharía), acusa a la mujer de 27 años de apostasía (renunciar a una religión, en este caso el islam) por casarse con un hombre cristiano de Sudán del Sur.

 

Las mujeres musulmanas no están autorizadas a casarse con hombres no musulmanes y tales matrimonios son considerados inválidos.
Grave, muy grave según la sharía.
En un gesto de benevolencia islámica, el juez dijo a la acusada:
Te dimos tres días para retractarte pero tú insistes en no volver al islam. Por lo tanto, te sentencio a morir ahorcada
 Sentencia emitida de inmediato de acuerdo con las agencias internacionales de noticias.
Es de imaginar lo terrible del asunto: Maryam Yahya Ibrahim está cerca de dar a luz, tiene ocho meses de embarazo y acaba de ser condenada a muerte por un asunto que en cualquier sitio civilizado sería considerado banal.
Pero ya se ha visto locivilizadosque son en el islam.
Además, por haberse casado con un cristiano, su matrimonio quedó anulado y se agregó al delito de apostasía, el de haber tenido relaciones sexuales sin estar casada
Grave, muy grave también.
            No cabe duda de que clase de justicia se trata.

 

 Mariam IbrahimLa apostasía en el islam

Desde hace mucho tiempo se ha discutido en el islam si la apostasía es o no un crimen, algunos estudiosos liberales (los menos), consideran que no y respaldan su argumento con la siguiente cita del Corán: “No habrá obligación en la religión”.
            El problema como siempre en el islam es que todo en su libro sagrado es vago, contradictorio y susceptible de ser interpretado de las más diversas maneras. Es así que los clérigos musulmanes emiten fatwas a mil por hora y, con éstas se elabora y modifica de manera cotidiana la sharía, la ley musulmana.
Otros sostienen que la apostasía equivale a la traición y citan al profeta Mahoma, quien dijo: “No está permitido derramar la sangre de un musulmán excepto en tres instancias: una vida por otra vida; una persona casada que comete adulterio y, alguien que abandona su religión y se separa de su comunidad”.
Esta última es la visión dominante sobre la apostasía en los estados musulmanes conservadores, como Sudán, Arabia Saudita y Pakistán, y es causa de muchas tensiones religiosas.
Sudán, por supuesto, está gobernado por la ley islámica.
Grave, muy gravepara quienes están bajo este régimen, en especial mujeres.

Una mujer, menos que un mueble

El régimen islámico conservador considera que las mujeres son menos que cosas, seres inferiores con cierto parecido a los humanos y que sólo sirven para parir, una especie de mal necesario.
                Inferiores pero juzgadas con toda severidad pues a ellas:
                Se las considera seres cuasi diabólicos, aliadas de los genios, seres malignos capaces de meterse en los humanos por cualquiera de los orificios naturales del cuerpo; un musulmán se limpia el trasero con la mano izquierda, por tanto sería inconcebible usar esa mano para comer, pues un genio podría aprovechar la ocasión y  metérsele al imprudente por la boca; como dicen los clérigos que los maléficos genios habitan en los sumideros, muchos musulmanes padecen acumulación de heces en los intestinos por el miedo a usar el sanitario; no vaya a ser que un genio de esos
                Como las mujeres tienen un conducto hacia el interior, más que los hombres: son más susceptibles de ser tomadas por los geniosaparte de que ellas son malas por naturaleza.
Además el profeta dijo que cuando vio el infierno, éste estaba lleno de mujeres
                Entonces, esas criaturas deben ser tratadas con severidad. 

100  latigazos, 100

Mariam_Yahya_Ibrahim_Ishag_daniel_waniEl sabio juez también determinó que antes de morir ahorcada Maryam Yahya Ibrahim deberá soportar un castigo de 100 latigazos por haber tenido relaciones sexuales sin estar casada.
Según medios locales y como una muestra más de benevolencia; la sentencia no se ejecutará hasta dos años después de que Yahya Ibrahim haya dado a luz.
El bebé quedará entonces huérfano, pero la justicia en el nombre del compasivo y misericordioso, se habrá cumplido cabalmente.
Todos contentos, menos la infeliz acusada.
                Queda el recurso de apelación, vigente en Sudán, pero vista la cabalidad de los jurisconsultos de la sharia… ¿podría pensarse en una anulación de la sentencia?
                Amnistía Internacional (AI) dice que la mujer fue criada en la religión cristiana ortodoxa, como su madre.
Pero las autoridades sudanesas la consideran musulmana, porque esa es la fe que profesa su padre, quien además estuvo ausente durante su infancia.
Embajadores de varios países y activistas de los derechos humanos en Sudán pidieron al gobierno que respete el derecho de la mujer a elegir su propia fe.
Y AI pidió que fuera liberada de inmediato.
¿Habrá quien aún crea que la Luna es de queso?


 

Maya-la-fille-de-Meriam-Yahia-Ibrahim-Ishag-Amnistía internacional informa: 

 

La mañana de hoy (27 de mayo, 2014), unos días antes de lo esperado y al cierre de esta edición, Meriam Yehya dio a luz a una niña. Su parto tuvo lugar en la cárcel y no se le permitió a su esposo estar presente. Las autoridades de Sudán han declarado extraoficialmente que pospondrán durante al menos dos años la ejecución de Meriam para permitirle darle cuidados básicos a su hija. La vida de su hija se ha salvado, pero la vida de Meriam aún está en peligro.

 



Related Articles

Estados Unidos, lejos de la independencia energética

  TAL COMO VARIOS EN América Latina lo venimos diciendo desde hace al menos dos años, una nota del periodista

ESFERA HUMANA

  ¿El OK de Buffett y Coca-Cola? Alan Faena y la arquitectura moderna   LA ACTUAL SITUACIÓN DE COCA COLA puede

A Quino, el Príncipe de Asturias

Sus personajes trascienden cualquier geografía, edad y condición social, dictamen del Jurado   Lúcidos mensajes del dibujante siguen vigentes por