Juventud en decadencia

Juventud en decadencia

 

       A la memoria de mi amiga
y compañera Malicha.
(Q.E.P.D).

 

DOY PRINCIPIO A MI OCTAVO LIBRO, el cual sale a la luz pública, junto con otros siete títulos. Todos, inspirados en el espíritu de servir, pretendiendo motivar a los matrimonios jóvenes para que se capaciten emocionalmente y no den mal ejemplo, no hagan mal espejo con sus hijos y que les den el blindaje para que no sean secuestrados por las enfermedades emocionales, no es solo alcohol y drogas.

 

Salayandia2El blindaje es útil para proteger a tus hijos de la neurosis, las depresiones, la violencia, miedos, complejos. Blindaje que los aleje de ser corruptos o ineptos, perezosos, apáticos, machos típicos mexicanos, mujeres fáciles, candidatos a tener relaciones codependientes, parejas enfermizas y destructivas.
Esa es la idea, dar cuenta del daño que le causas a tus hijos cuando peleas delante de ellos, cuando ridiculizas o permites que tu pareja te humille. En ese sentido, cobra vigencia el texto  Un drogadicto en Casa. Primordialmente ese es el propósito, evitarlo a toda costa porque  después, no te la acabas.
El segundo, proteger a alguien cercano a ti, hermana, hermano, tu pareja, tus hijos o a quien en verdad quieras. Lo que transmito son claves, herramientas, técnicas y en sí respuestas para comprender  y atender esta enfermedad, buscar acción para la recuperación, porque sí es posible rehabilitarse y evitar el hacerte daño, pero es mejor la prevención que la curación. Entonces, con ese ánimo escribo mi octavo libro, deseando, de todo corazón sea tan útil como lo es para mí el escribirlo. 

Ernesto, me preguntan, ¿por qué mi hijo se hizo adicto? 

Antes de responder, me quedo pensando en mí. ¿Por qué me hice adicto? Si el adicto nace o se hace, ¿por qué yo no podía parar, porque cada vez que me proponía dejar de tomar o de consumir, bastaba con que el mesero me tocara el hombro y me dijera: ¿Lo de siempre don Ernesto? Y, por supuesto, que lo de siempre, tequila doble y una coronita.

Slayandia¿Dónde están las llaves, cómo llegué, quien me trajo…? 

La enfermedad no distingue edad, ni sexo, ni posición social o nivel intelectual, agarra a todo el mundo por parejo. Ahora, como que está de moda, hay muchas  mujeres  borrachas, drogadictas y soberbias. Bien decía mi abuela, si en un hombre se ve mal, en las mujeres peor.
Hay muchos chavitos borrachos y drogadictos y a donde vayas están las bombas de tiempo, las amenazas reales para tus hijos. ¿Por qué mi hija es una borracha? La respuesta no está en ella, sino en el ejemplo de vida que le dieron sus padres. No hay cosa más triste que ver las lágrimas de una madre, sentir la impotencia porque su hijo, su hija, están atrapados en la adicción. 
Hay mujeres que llevan 30 años o más, soportando al borracho del marido, los insultos, las humillaciones, golpes emocionales y a veces físicos y han pasado tantos años, que la enfermedad se vuelve una rutina, pero ese hogar disfuncional.
Esa pareja dispareja deja un saldo de dolor para los hijos que resienten todo; hijos que se enferman emocionalmente, debido a ese matrimonio enfermizo que heredó el mal y de ahí vienen hijos neuróticos, mal agradecidos, maniaco depresivos, celosos, miedosos, adictos, alcohólicos, irresponsables, perezosos, víctimas de los trastornos alimenticios, bulimia, anorexia, obesidad.
Por ello, surgen de esa relación  destructiva hijos que son conflictivos, inadaptados y les cuesta trabajo socializar. Por supuesto,  repiten patrones de conducta y superaran a sus maestros.
Hijos de padres divorciados, sin duda, divorciados, re casados, re divorciados, una, dos y más veces. Lo que bien se aprende, jamás se olvida.

La escuela emocional, el mal ejemplo 

pidiendoLa mejor medicina, el mejor instrumento es predicar con el ejemplo y demostrar con hechos fortaleza y fe. No esperemos a que el gobierno haga cultura; la mejor prevención que hay, es el ejemplo que demos a nuestros hijos, enseñarles a no dañar su cuerpo, a no  ligar el alcohol en todos los eventos sociales.
Debemos enseñarles valores, hábitos y a levantar su autoestima. De lo contrario, las emociones negativas les harán severos daños.
La heroína, es una droga de alto impacto en el norte de México. Tristemente, mueren al mes un sinfín de heroinómanos de sobredosis. Esta semana, murieron Malicha y Liza. Las conocí en centros de rehabilitación, las vi mal, muy mal en las calles, pidiendo unos pesos para a completar la dosis de la maldita negra.
Esa droga la heroína, altamente adictiva y sumamente peligrosa. Es complicado y difícil desintoxicarse y rehabilitarse. Ellos mueren con una sobredosis de 30 pesos y una jeringa usada.

 

Muchas gracias por leerme y más por escribir.- ernestosalayandia@gmail.com
Sigue la huella de mi programa de televisión.
Yo Pregunto.  www.canal28.tv  y ahora en el 170 de Cablemas Chihuahua.
Búscame Facebook sígueme en @teo_luna
No llores por lo que perdiste. Lucha por lo que te queda. 

Latest posts by Ernesto Salayandia (see all)


Tags assigned to this article:
alcohol}drogasescuelaJuventud en dacadencia

Related Articles

Lista negra del Tesoro boletina al Capi Beto, socio del Mayo Zambada

  La oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EU incluyó al sinaloense Heriberto Zazueta

ESFERA HUMANA

  * Lagarde y la máquina “de emitir dinero” * INAH dio luz verde * El grupo Jaguar—Land Rover es

Una alimentación adicta al petróleo

  COMEMOS PETRÓLEO, aunque no lo parezca. El actual modelo de producción, distribución y consumo de alimentos es adicto al