Ahora, Tamaulipas La Federación asume reto de monstruosa dimensión

Ahora, Tamaulipas  La Federación asume reto de monstruosa dimensión

 

RECIÉN EFECTUADAS LAS ELECCIONES generales de 2012, el supremo comandante de las Fuerzas Armadas mexicanas, Felipe Calderón Hinojosa ordenó el arresto de seis militares de alta graduación, imputándole relaciones peligrosas con el crimen organizado. Quien había sido subsecretario de la Defensa, el general Tomás Ángeles Dauahare, encabezó la lista.

 

La continuación de la guerra, donde Calderón la dejó 

En Michoacán, el nuevo gobierno retomó la guerra. Desde Michoacán, se pretendió extender un circuito de seguridad regional, que incluyó el Distrito Federal, supuestamente para prevenir el efecto cucaracha. Recientemente, se implantó una operación de seguridad específicamente para el Estado de México, en cuyo territorio se reproduce y enerva la violencia.
Tamaulipas3Ahora, la Federación ha lanzado su Estrategia de Seguridad Tamaulipas. Todo un caso. La entidad, Esquina de México, hace frontera geográfica, económica  y cultural con el sureste de los Estados Unidos. Es un enclave petrolero que en plena Revolución fue tomado por asalto por guardias blancas, comandados por el traidor general mexicano Manuel Peláez -pagado por compañías estadunidenses-, quien tomó en resguardo los pozos petroleros de la región, cuya identidad se sintetizó en cuatro palabras: La faja de oro.
Tamaulipas fue, también, escenario de prueba para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a fin de desarticular la resistencia sindical en la frontera, donde empezaban a medrar las maquiladoras extranjeras.
Tamaulipas es, finalmente, escala estratégica de navegación marítima mundial, entre los Estados Unidos y el Atlántico latinoamericano y sus conexiones con el resto de los continentes.

Del Cártel del Golfo a Los Zetas

Esta última condición geoestratégica de Tamaulipas -a orillas del Golfo de México- atrajo el interés de los cárteles de la droga sudamericanos -colombianos es especial-, después de que la Operación Cóndor (1975-1976), en el noroeste del país, atacó la producción y tráfico de opio y sus derivados -morfina y heroína- y mariguana, y abrió las esclusas al tráfico continental de cocaína.
En Tamaulipas -puestos a salto de mata o a buen recaudo los narcotraficantes del Pacífico-, durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari se fortificó el Cártel del Golfo, de los hermanos García Ábrego, cuyo primer objetivo táctico fue eliminar al Cártel de Juárez (Chihuahua).
Al salirse de madre el control gubernamental sobre los cárteles en pugna en todo el macizo continental mexicano y generalizarse la violencia armada, el Cártel del Golfo reforzó sus defensas, sonsacando la deserción de elementos del Ejército, a los que reclutó para formar Los Zetas.

Los kaibiles, el sicariato y los halcones

kaibilesLos Zetas no constituyeron una formación armada al azar, como Los caballeros templarios. El alto mando del Cártel del Golfo tuvo ojo clínico para procurar que a sus filas se incorporaran oficiales y tropa que durante el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León recibieron instrucción Kaibil en bases de entrenamiento del Ejército de Guatemala.
Los kaibiles guatemaltecos fueron adiestrados y mentalizados como fuerza de implacable exterminio de las poblaciones indígenas. A algunas de sus células, se les sorprendería en subrepticias expediciones en Chiapas.
Llegado el momento -y seguros de su primacía en el poder de fuego- Los Zetas proclamaron su independencia respecto del Cártel del Golfo, contra el cual concentraron su primera ofensiva para disputarle la territorialidad, primero en el Noreste y más tarde en la zona Norte-oriental.
Particularmente con Los Zetas,surgió una nueva modalidad de reclutamiento: El sicariato, contratado entre jóvenes lumpen de los suburbios metropolitanos de las ciudades del norte, para consumar ejecuciones de competidores. En aquellas zonas apareció otra actividad anexa: La del halconeo, también encomendado a jóvenes paria para espiar los movimientos de los aparatos de seguridad, sobre todo del Ejército, antes de cada operación represiva.

Las implicaciones políticas del desafío

Tamaulipas4Vista la magnitud del problema desde esa perspectiva histórica –ahí donde al menos tres ex gobernadores priistas son nombrados en expedientes de cortes estadunidenses como protectores o socios del narco, y un candidato a la gobernación por el mismo partido fue ejecutado en 2010 en plena campaña-, la valoración pasa por el lugar común: Tamaulipas no es Michoacán.
De ese tamaño, es el reto asumido por la Federación al anunciar la Estrategia de Seguridad Tamaulipas, después de que la sociedad tamaulipeca ha vivido las más recientes semanas en estado de barbarie y terror colectivo.
Crispantes videos y audios difundidos, sobre todo por la televisión norteamericana, achican el alcance de la más calenturienta imaginación. El Infierno de todos tan temido, tiene domicilio tamaulipeco.

 



 

 

Exigen la renuncia de Egidio Torre Cantú

 

TAMPICO.- Aquí no hubo la condicionante “si no puedes…”. El clamor recogido y lanzado en voz sumaria hacia Ciudad Victoria por el coordinador de Tamaulipas por la Paz, Eduardo Cantú Elías, fue como flecha al blanco: Que renuncie el gobernador suplente de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú.

 

Tamaulipas6

Que se vaya.

Fue ese el eco de la multitudinaria expresión de indignación de miles de personas que participaron en La Marcha Blanca que, después de recorrer el centro histórico del puerto, culminó en la Plaza de la Libertad en protesta por la incesante violencia contra la sociedad tamaulipeca.
Sólo el domingo 11 de mayo, se reportaron en el estado al menos diez encuentros a balazos entre grupos de delincuentes y fuerzas del “orden” que provocaron un número aún indeterminado de homicidios y temor colectivo en toda la entidad.
Aunque la violencia en Tamaulipas es endémica desde que el Cártel del Golfo sentó sus reales, desde el asesinato del candidato del PRI a la gobernación Rodolfo Torre Cantú, en junio de 2010, el fenómeno se ha enervado frente a la actitud pasiva e impotente de su hermano Egidio, quien heredó la gubernatura.
Redacción Voces del Periodista
Redacción Voces del Periodista

Latest posts by Redacción Voces del Periodista (see all)

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Related Articles

LAS VENAS ABIERTAS DE MÉXICO No se busque democracia en el diccionario de Ética

  Para decirlo pronto, el maese italiano Ezechia Marco Lombroso, alias Cesare Lombroso, médico y forense del siglo XIX -en

Juventud en decadencia

         A la memoria de mi amiga y compañera Malicha. (Q.E.P.D).   DOY PRINCIPIO A MI OCTAVO LIBRO, el

CRÓNICA NACIONAL México, ¿“conejillo de Indias” para cambios que no fructifican?

  CUARENTA Y CUATRO AÑOS DE CRISIS  continua es demasiado para cualquier nación del globo terráqueo. En México, por la