¿Qué es una adicción?

¿Qué es una adicción?

 ERNESTO SALAYANDÍA GARCÍA

 

Clemente, un chavo de 28 años, alto, ni gordo ni flaco, triste, muy triste, viviendo en blanco y negro, vino a mí en busca de ayuda. Llegó cabizbajo, el cielo se le había venido encima, lloraba con dolor, con mucha tristeza, no encontraba la salida, dejé que soltara todo ese nudo que lo atormentaba, sufría porque finalmente su novia lo había tronado y no podía aceptarlo, no quería hacerse a la idea de vivir sin ella, sin emitir juicios.

problemas-de-pareja-jovenLe ofrecí ayuda y le advertí: Nadie va a hacer por ti, lo que tú tienes que hacer por ti mismo. El caso de Clemente, víctima de una relación enfermiza, destructiva, de un noviazgo posesivo, codependencia pura, enamoramiento pasional, mal correspondido, el mal de amores en vivo y a todo color, victima también de una pareja dispareja que lo trataba con la punta del pie, grosera, soberbia, arrogante, indiferente. Lo usaba como chofer, como facilitador para resolver sus pequeños y grandes problemas; lo trató, durante más de cuatro años con la punta del pie y a pesar de todo, Clemente lloraba como si se le fuera a acabar el mundo. 
Hoy sé que pesa más una pena o un  dolor por alguna causa emocional, que una situación económica, duele hasta los huesos cuando sufres de desamor, cuando sientes que no te quieren, que te odian, te repudian y sin duda, te sientes abandonado, traicionado; duele que te manden a volar y que no te den la oportunidad de reconciliar.
Clemente, le escribió una carta: “Hola amor. Te escribo para lo mismo que te he escrito y dicho durante estos últimos días que ya no he estado a tu lado, que te extraño mucho y me duele no estar contigo, me duele en lo más profundo de mi ser, lo que me dijiste ayer, lo cargo en  el alma, si tú ya no querías esta relación desde tiempo atrás, por qué no me lo hiciste saber en su momento, por qué esperar tanto tiempo dándome falsas esperanzas y al contrario me decías que yo ya lo sabía por la forma en que te portabas, dabas por hecho sin saber lo que yo realmente pensaba, lo que sentía dentro de mí, porque tontamente justificaba tus actos con ‘tal vez tuvo mal día, o ‘anda demasiado preocupada’, ‘trae mucha presión en sus actividades’. En fin solo justificaciones teniendo la esperanza de que en el fondo todavía existiera ese grande amor que un día nos unió, que todavía hubiera esa alegría de estar conmigo, que esos momentos tan felices que pasábamos juntos se volvieran a repetir. 
“¿Pero por qué así?, no entiendo, no es la forma, yo pensé que estabas de sangrona o no eran tus días no que ya no querías estar a mi lado, me dices que si pensaba que íbamos a durar juntos siempre y pues no porque no somos eternos pero sí el tiempo que Dios nos dé de vida yo pienso que para eso es una relación para estar juntos no para estar solo un rato y a ver quién se aburre y ya deja al otro, me hubieras dicho eso al principio de la relación no ahora, que ya me duele mucho estar sin ti me dices que me tienes rencor por la forma en que me porté por ese problema que tenemos pero por qué? Si tanto te afectó al grado de repudiarme así no lo hablaste bien y detenerlo, todo tiene solución para qué lo dejaste crecer? Si bien sabes que siempre te pregunté si estabas a gusto o no.
Adiccion“Me duele mucho que me digas que conmigo estabas mal, siempre te traté bien nunca te hice cosas malas siempre estuve contigo en todos tus problemas y solo por detalles que estaban mal que sí tenían solución pero nunca quisiste arreglarlos ni hacerle la lucha por lo menos, me dices que la gente nunca cambia y te contradices ya has cambiado ahora. Me duele mucho que me digas que cartas y fotos de la relación solo sean objetos sin valor o simples fotos en todos estos 4 años solamente simples fotos En verdad no sé qué te pasó por qué te hiciste de esa manera, tan insensible. Me dices que no te importa como esté en este momento si tomo pastillas  para la depresión y pues mal. Mi intención ya sabes cuál era de volver a empezar desde el principio para arreglar esos errores que cometimos los dos porque en verdad yo sí creo que eres la mujer de mi vida así con todo y tus defectos yo te amo. Con lo que me dijiste ayer no  sé si en verdad fue cierto o solo para dejarme de una manera cruel y así ya no hablarte.
“De hecho ya no sé qué escribir solo sé que esta carta es como las tantas que te escribí en estos últimos días que ni siquiera te molestaste en leer y quedan en la nada, las tiraste, rompiste, no sé qué hiciste con ellas e igual todos los emails que te envíe esperando una respuesta la cual nunca llegó. Mi gran error fue depositar en ti todo mi amor, respeto, tiempo, sueños ilusiones, felicidad  por eso ahora que tomaste la decisión de que tu vida tome otro camino me dejaste completamente vacío porque todo lo mejor de mí se fue junto contigo siento que al perderte a ti me perdí yo mismo. Si en algún momento te hice daño perdóname, tu sabes que no fue mi intención de lastimarte no te tengo rencor ni odio gracias por todo y que te vaya bien. Te Amo”. (Sintaxis del autor.) 

¿Por qué se vive una relación enfermiza y destructiva?

Felizmente, gracias a la terapia, Clemente salió adelante, su piel cambió, reflejando brillo, la mirada triste caída, inexpresiva, igual. Cambió radicalmente, incluso su tono de voz, se tornó más firme, fuerte, claro con alegría; vi grandes cambios, en su lenguaje facial y corporal, en sus actitudes y ahora, sé que depende solamente de él y de nadie más, ya le entregué  las herramientas y le di  las claves de mi propia experiencia, ahora, solo depende de él y sólo de él.
dreamstimefreeClemente, se hizo adicto al sufrimiento, adicto a la codependencia y al mal trato. Una adicción es una enfermedad física y psicoemocional, según la Organización Mundial de la Salud. En el sentido tradicional es una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación (codependencia). Está representada por los deseos que consumen los pensamientos y comportamientos (síndrome de abstinencia) del adicto, y éstos actúan en aquellas actividades diseñadas para conseguir la sensación o efecto deseado o para comprometerse en la actividad deseada (comportamientos adictivos).
A diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones son unas “dependencias” que traen consigo graves consecuencias en la vida real que deterioran, afectan negativamente, y destruyen relaciones, salud (física y mental), además de la capacidad de funcionar de manera efectiva.
Este, texto corresponde a una parte de mi  libro, Tiempos de Luz, es una aportación para la prevención, para evitar que la fábrica de adictos sigua en producción ascendente, es, un esfuerzo de información, orientación y concientización. La negación, es parte de la enfermedad y tarde que temprano, tienes que tocar fondos para despertar. Crisis creces.

 

Gracias por leerme ernestosalayandia@gmail.com Twitter @teo_luna sigue la huella: www.canal28.tv este miércoles a las 14:30 horas mi programa YO PREGUNTO, horario de Chihuahua, Chihuahua, México.- Búscame en Facebook.- 614-410-0158.

Latest posts by Ernesto Salayandia (see all)


Related Articles

Sandino, a 80 años de su muerte

GUSTAVO ESPINOZA M.*   En la embajada de la Nicaragua Sandinista en Lima, tuvo lugar una emotiva y muy concurrida

Cozumel, la pugna por los turistas

HUGO SERGIO GÓMEZ   Tal parece que al sector empresarial estadounidense -tipificado siempre por su doble moral en los temas

Midiendo el miedo

HÉCTOR CHAVARRÍA   Artista recoge las reacciones de los ciudadanos a los recientes atentados en Beirut   Vestida de negro, con un