Molino del rey

Molino del rey

Bocaza en ristre se le echaron de a montón

VISTOS LOS GRAVES ACONTECIMIENTOS en Venezuela, apenas hace bien Enrique Peña Nieto mandando una señal a los ex presidentes de la República, al reafirmar su confianza en la lealtad institucional y el patriotismo del Ejército mexicano.

Unidad de mando, imperativo aquí y ahora.

Estando en circulación la edición 315 de Voces del Periodista, en la que nuestro colaborador experto en política internacional, James Petras advierte contra el temible retorno del golpismo en América Latina, y previene específicamente sobre el acoso de Washington contra el gobierno del Nicolás Maduro, en la tercera semana de febrero abortó en Caracas la tentativa de derrocar del poder a la Revolución Bolivariana.

En las mismas horas en que Maduro daba por desmontada la trama de la derecha vinculada a Washington para derribar su gobierno, Peña Nieto se encontraba en la Plaza de la Lealtad de la Secretaría de la Defensa Nacional, para dar por clausurados los festejos del Centenario del Ejército mexicano.

Flanqueado por el general secretario de la Defensa Salvador Cienfuegos Zepeda, y el jefe de la Armada de México, almirante Vidal Francisco Soberón Núñez, el comandante supremo de las Fuerzas Armadas mexicanas les expresó: “Con militares como ustedes, los mexicanos veremos el futuro con confianza y optimismo…”.

El Maximato

Dos notas -no precisamente accesorias- se requieren para explicar la lectura del actual momento mexicano desde un ejercicio memorioso:

1) En pleno relanzamiento del Proyecto Nacional emanado de la Revolución y condensado en la Constitución del 17, el general Lázaro Cárdenas se vio precisado a romper el ciclo del Maximato, ejercido por Plutarco Elías Calles, a la postre exiliado en los Estados Unidos.

2) En febrero de 1976, en el área metropolitana de Monterrey, fue abortada lo que se denominó La conspiración de Chipinque, urdida por la ultraderecha empresarial para dar golpe contra el gobierno de Luis Echeverría.

El minimaximato

Envuelto en las subyacentes secuelas del 68 y de la crisis económica heredada del sexenio anterior, José López Portillo decidió sacar de México a Echeverría, enviándolo como embajador plenipotenciario a las Islas Fiji, mientras que, crípticamente, triangulaba al través del PRI la advertencia de que no permitiría pretensiones de un minimaximato.

Marcado 1994 por la irrupción armada de los zapatistas en Chiapas y los asesinatos de Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu, la transición presidencial devino feroz pugna entre Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León, cuyo santo y seña fue el maquinado Error de diciembre.

El climax de ese conflicto se produjo con la aprehensión de Raúl Salinas de Gortari, imputado como sospechoso del crimen contra Ruiz Massieu. El ex presidente montó una huelga de hambre en Monterrey. Desde entonces se especuló que Carlos Salinas de Gortari pretendería implantar un poder transexenal.

Pues bien. En tanto Peña Nieto asume el imperativo de recuperar para el Estado mexicano el control de territorios que Felipe Calderón dejó en manos del crimen organizado, y aleatoriamente enfrenta retos de sectores domésticos y trasnacionales que impugnan, incluso judicialmente, sus reformas estructurales, especialmente la de carácter fiscal, en víspera de la Cumbre de Toluca sus cuatro antecesores en Molino del Rey, concertados o no, desataron una ofensiva mediática que retrata el poco respeto que les merece la institución presidencial.

Apocalypsis now

El más estridente fue precisamente Salinas de Gortari, quien se colocó a mitad del foro para declarar su oposición a la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, asunto que ni por asomo aparecía en la agenda de la Cumbre de Toluca.

Zedillo tomó el turno, precisamente cuando el Congreso de la Unión procesa una reforma a la ley ferrroviaria, que eventualmente abriría la competencia a terceros en el sector que el ex presidente desnacionalizó, recibiendo la debida recompensa de una de las trasnacionales estadunidenses que resultó favorecida con esa medida.

“Casualmente”, a Vicente Fox -quien aboga por el negocio de las drogas todavía prohibidas en México y reclama su rebanada del pastel petrolero- se le prendieron las meninges y convocó en su rancho de San Cristóbal a los miembros de su gabinetazo a nada parecido a un día de campo.

Finalmente, con el pretexto de presentar en sociedad su fundación para el Desarrollo Sustentable, Felipe Calderón reunió en aquelarre metropolitano a ex colaboradores y amigos que, por cierto, no rechinan de limpios.

¿Qué calle buscan los ex presidentes, que pretenden ver al jefe del Ejecutivo en funciones como mera figura decorativa? Individualmente o juntos, sólo ellos lo saben. Lo que la condición humana prueba, es que los bellacos no se exhiben simplemente para satisfacer el morbo de los vouyeristas.

Cuando, sólo por el botín petrolero, se ponen en disputa 113 mil millones de dólares anuales, es hora de recordar la sentencia popular: En arca abierta… hasta el justo peca. Y justos -lo que se llama justos- los ex mandatarios no son. (Abraham García Ibarra)

Latest posts by admin (see all)


Related Articles

Guerra de Cuarta Generación contra Venezuela

GENE SHARP EN EL TEÓRICO CENTRAL de la actual estrategia norteamericana diseñada para desestabilizar gobiernos no controlados política y económicamente por

Voces del director

En Obama, la forma es fondo DESPUÉS DEL ACIAGO PASO del michoacano Felipe Calderón por la Presidencia de México, la cuna de

Pierde México un hombre universal

No una actividad humana en particular, no una disciplina académica en el ámbito universitario en especial, no una pertenencia profesional